BANNER

miércoles, 27 de agosto de 2014

Cuidado con el autodiagnóstico por internet

Recurrir a internet ante una molestia o enfermedad, es hoy en día  un recurso de fácil y rápido acceso, pero ¿son confiables las miles de respuestas que se encuentran?   


SIN RIESGOS

Se deben tener distintos cuidados en el  momento de consultar por internet pero sobre todo se debe entender que los médicos son los únicos preparados  para tratar una enfermedad. Factores como su experiencia, conocimientos, valoración física, interpretación de los síntomas, los exámenes que solicite y el correcto uso de los medicamentos dependiendo la persona, hacen parte de una verdadera  solución a su problema de salud que no se puede encontrar en la red.
Según Constanza Moreno, asesora Químico Farmacéutica de Locatel “Se debe ser muy cuidadoso, ya que no necesariamente todos los síntomas y enfermedades requieren de un tratamiento con medicamentos, también se debe entender que no todos los medicamentos actúan de igual forma en todos los pacientes, por el contrario, pueden generar riesgos para su salud y adicionarle otras complicaciones. Además, pacientes en estado de embarazo, lactancia,  niños o ancianos no pueden exponerse al uso de cualquier medicamento sin la correspondiente orientación médica, aspectos que difícilmente Internet pueda tener en cuenta”
Como indica la OMS (Organización Mundial de la Salud) la consulta por la web puede servir de orientación con el fin de complementar pero no para sustituir a la consulta, también recomienda que siempre que vaya a realizar una consulta es primordial comprobar la fuente de información disponible en internet y esta información debe ser verificada y evaluada con sumo cuidado.
Las siguientes son algunas instrucciones que brinda la OMS para examinar el sitio web consultado:
Verifique lo siguiente:
  • ¿Se indican claramente el nombre y la dirección de contacto del propietario del sitio web?
  • ¿Queda claro cuál o cuáles son las organizaciones que contribuyen al sitio web con financiación, servicios u otro apoyo?
  • ¿Si la publicidad o el patrocinio es una fuente de financiación, está claramente indicado?
  • ¿Es un sitio web para consumidores, profesionales de la salud o algunos otros destinatarios?
  • ¿Cuándo se actualizó por última vez la información presentada?
Por esa razón, no podemos dejar al azar  los síntomas, pretendiendo que  internet revele una cura inmediata ignorando que mucha de la información que se maneja en esta gran red global es incompleta, falsa o no se aplica para casos específicos.  También es necesario aclarar que mucha de la información científica que normalmente se consulta por las redes, es información confiable dirigida a profesionales de la salud que debe ser interpretada  por expertos para poder determinar si es viable para cada tipo de pacientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario